Hacía ya tiempo que tenía ganas de aprovechar un rato e intentar sacar algo de partido a los troncos y las cortezas de los eucaliptos.

Lastimosamente cerca de mi ciudad no existe una variedad muy colorida llamada arcoiris, pero los que puedo encontrar en la carretera que lleva al Centro de visitantes Las Amoladeras iban a servirme para pasar un buen rato buscando abstracciones y motivos llamativos.

 

Yin yan
Alazán
Grizzly