Viajando desde Akumal hasta Chichén Itzá, desde el bus que nos llevaba, intenté captar la esencia del México interior, el más íntimo. El que me enamoró.

Deseando volver a verte, México querido.